Viaje a Tailandia

¡Qué ganas tenía de que llegase este momento! Por fín iba a poder viajar a ese país que enamoró a mi abuela. Tenía muchísima curiosidad en saber qué escondía ese lugar para despertar esos sentimientos en ella y no veía el momento de poner un pie en esa tierra….pero empecemos por el principio.

Soy de esas que siguen esperando conseguir que el precio de su vuelo sea casi simbólico, pero aunque se que eso empieza a ser una leyenda urbana, prefiero esperarme a último momento para ver si consigo, por lo menos, el mismo precio que cuando lo reservas con meses de antelación. Esta última también es una buena táctica, pero no me parece que sea la más adecuada cuando dependes de una infinidad de factores que pueden hacer que se trunque tu viaje.

Pues bién, con cuatro días de antelación a la salida compramos el billete. ¡Conseguido! Al mismo precio que lo vi hacía 6 meses atrás (650€ por persona). No me da miedo que no lo bajen de precio y quedarme sin el viaje, hay muchos destinos en el mundo y lo que tengo claro, es que en tierra no nos quedamos 😊. De momento todo pintaba bien, porque además habíamos reservado un vuelo con escala en Amsterdan con suficiente tiempo entre vuelo y vuelo para que conocer esa ciudad también fuese parte de nuestro viaje.

¿Qué decir de Amsterdan? Pues que hay que visitarla! Desde el principio me inspiró buen rollo… hay mucho que observar por sus calles; edificios señoriales, envejecidos, mucho tráfico de bicis y tranvías… me encanta!

Cenamos en un bar que, sinceramente, servía todo tipo de comidas porque en verdad, nos conformábamos con cualquier cosa y no teníamos muchas ganas de ir buscando el sitio «perfecto».  Después de una cena agradable, nos dispusimos a buscar el postre por algún rincón de la ciudad…y vaya sorpresa con son sus pastelerías!!.

Hay tanto, que es imposible poder elegir y sobre todo, para los amantes del dulce como yo!!

Después de un agradable paseo nocturno, una buena cena y un mejor postre, nos fuimos a descansar y coger fuerzas para el día siguiente 😊.

Nos despertamos en ese curisoso hotel que era una casa antigua, con ese olor a humedad del sótano donde teníamos nuestra habitación y tuve muchas ganas de empezar el día, dispuesta a disfrutar cada momento de nuestras vacaciones y aprovechar las horas que teníamos antes de volar rumbo a Bangkok.

Continuará…

4 Comments
  • Xavi
    Posted at 18:37h, 06 febrero Responder

    Amazing post! Maravilloso viaje debio de ser ese!

    • portucam
      Posted at 18:42h, 07 febrero Responder

      Gracias por tu comentario. Lo fue. Espero poder, en breve, publicar la parte del viaje que de verdad fue mágica. Tailandia. Un abrazo

  • María Teresa Giner Climent
    Posted at 10:29h, 11 febrero Responder

    que bonito lo relatas

Post A Comment

Share This