Ruta a pie por el casco antiguo de Valencia

De ruta por Valencia. Modo turista en «on».

«Cuando empiezas a mirar y una ruta por la ciudad se convierte en todo un descubrimiento». Explora conmigo, con esta ruta a pie, y descubre todos los encantos de Valencia.

 

He escuchado muchas veces decir que Valencia es una ciudad muy bonita. Supongo que durante muchos años ni me había parado a mirarla… y es que, ver no es lo mismo que mirar. Irte a dar un paseo por el centro de Valencia, no es lo mismo que irte de ruta por el casco antiguo. ¿Quieres comprobarlo? Vente conmigo de ruta por Valencia.

 

Todo va muy rápido cuando estás envuelto en una rutina que te arrastra; el trabajo, la casa, los niños, la familia, facturas, imprevistos y una larga lista de cosas que atender que provocan que el día no tenga suficientes horas para poder abarcarlas y sentir, que cuando por fin, exhausta, te echas la sábana por encima, puedas descansar tranquila. (nota: hoy escribo en femenino, porque yo soy «ella», simplemente. Un guiño a las mujeres sin que mis frases dejen a un lado a «ellos» ya que seguro que también muchos lo viven así).

 

«Porque cuando estás de vacaciones y te vas a nuevos destinos, tu mirada cambia.

Ya no ves igual. Ya no miras igual. Estás, como le llamo yo, en modo turista on«.

 

 

365 días al año agotadores. Corrijo. 365 menos esos esperados y ansiados días. Las vacaciones.

Si eres de las que te gusta descubrir nuevos destinos, de las que disfrutas como una enana en otras ciudades, otros pueblos, otros países…, te habrás percatado de que cualquier detalle en un nuevo lugar, te fascina. Tu mente vuela e incluso piensas en la emoción que supondría mudarte y empezar una nueva vida en esa tierra descubierta. Y si te pasa como a mi, volver a tu lugar de residencia no es un «por fin en casa» sino, más bien, «¡¡ufff!! de vuelta a la realidad».

Para todos los que nos gusta viajar y hemos descubierto en ello una nueva forma de vivir, en este tiempo de pandemia, en el que se no ha privado de cierta libertad, es lo que más no ha pesado y nos está pesando. Pero toda experiencia es un aprendizaje.

En Valencia, llevamos ya unas semanas confinados sin poder salir de la ciudad (para aquellos que vivimos en territorios de más de 50.000 habitantes), sin contar las semanas en la que, salir de la Comunidad Valenciana, tampoco era una opción. Y, si la comunidad se queda pequeña para según que aspiranciones, la ciudad no te quiero ni contar.

Una única pregunta se repite en tu mente cuando llega el sábado por la mañana y las ansias por disfrutar del fin de semana te invaden; ¿qué hacemos?, ¿qué hacemos?, (variación) ¿qué podemos hacer?, ¿qué podemos hacer?…una y otra vez. Y así, os prometo que llegan a pasar horas. ¿Qué me ofrece la ciudad?. Lo de siempre. Punto.

Pero unas cosas llevan a otras, tu mente vuela y acabas recordando cómo otras personas han disfrutado de la ciudad de tu mano, cómo se han maravillado con según que edificios, cómo les ha cambiado la cara al llegar a una plaza y descubrir lo que escondía… en resumen, como les ha fascinado la tierra que estaban explorando. Porque sí, Valencia es una ciudad turística, llenos de ojos que miran y se fascinan con cualquier detalle.

 

De pronto descubres que nunca te has dejado enamorar por tu propia ciudad y decides ponerle remedio en ese preciso instante.

 

Me planté en el casco antiguo de la ciudad, me puse en modo turísta on, y empecé a dejar de ver para mirar y observar el sinfín de detalles que me habían estado pasando desapercibidos. Es curioso, le mandas una orden a tu cerebro y como si de magia se tratase, todo cambia de color.

Estaba delante de las Torres de Quart, dos imponentes torres llenas de metralla de la Guerra de la Independencia. Ahí estaban, persistiendo al tiempo y a las adversidades, obras de arte que nos recuerdan que hubo un pasado y que si haces un alto en el camino para intentar conocerlo, es apasionante. ¿Te imaginas vivir dentro de unas murallas en las que las puertas se cierran por la noche y no se vuelven a abrir hasta la mañana siguiente?. ¡Y vaya puertas!, impactan por su altura, anchura y por su detalle, sin duda, preciosas. Las crucé y me adentré en el llamado Barrio del Carmen, uno de los más antiguos de la ciudad.

Fui observando todo lo que me rodeaba y conversando conmigo misma sobre todo lo que iba mirando… «que calles tan estrechas, ¿aquí les entra el sol a las casas? ¡creo que está difícil!, que arquitectura tan chula, creo que hacer calles paralelas no estaba de moda ajjaj. Madre mia! cuanto gráfiti (los hay impresionantes). ¿Y las tiendas? ¡Son enanas! supongo que es lógico con estos edificios…»

 

Ruta a pie por el barrio del Carmen en Valencia

 

Y cada vez me iba sorprendiendo más…parecía estar en un pequeño pueblo antiguo, muy antiguo. Sin duda, mi ruta a pie por Valencia estaba siendo más apasionante de lo que nunca hubiese llegado a esperar. Intentaba mirar a través de las ventanas de los edificios en los que se podía ver como muchas casas conservan esos techos tan altos con vigas de madera, miré a través de los escaparetes descubriendo que algunos comercios tienen por pared resquicios de la muralla de Valencia, me adentré por callejones sin salida en los que parece que te transportes en el tiempo y finalmente acabé en la plaza de la Virgen, no sin antes hacer una parada en la iglesia de San Nicolás, nuestra particular Capilla Sixtina.

 

«La falta de turismo y el cierre de la restauración han hecho que puedas contemplar la arquitectura sin interferencias».

 

Plaza de la Vigen en la ruta a pie por le casco antiguo de ValenciaNunca había visto la plaza así y ¡será porque no he pasado veces por ahí!. Estaba espectacular. No pude evitar pararme para observar. Pararme para levantar la mirada como pocas veces antes había hecho y contemplar el conjunto de eficios históricos que hace que esta plaza sea única.

La visita al interior de los edificios está bien, pero sin duda, observar la vida de afuera es lo que hace sentir el verdadero espíritu de la ciudad…, por lo que, siéntate y disfruta de lo que te ofrece la gente y todas las actividades que allí practican, disfrutan o muestran.

 

Plaza de toros en la ruta por el casco antiguo de ValenciaPasea por la plaza de la Reina, la plaza del Ayuntamiento. la plaza de Toros y la Estación del Norte, lo tienes todo a un paso y, la verdad, que no tiene desperdicio…Valencia está distribuida de manera que hace que las ruta a pie sea una de las opciones más recomendables.

 

Luego decidí ir en busca del barrio de Ruzafa, al que se llega en menos de 10 minutos. Un barrio de moda para los tardeos en los que puedes encontrar prácticamente todas las variadades de cocina y distintos ambientes en los que tomarte una copa. Me encanta pasear por allí, porque aunque en general se ha reformado mucho, no ha dejado de tener esa esencia de antaño. En mi opinión, muy parecido al Barrio del Carmen, pero en la actualidad, con más ambiente.

 

Hay un lugar mágico por el que me gusta mucho pasar; el Parterre, una plaza con unos inmensos ficus que se plantaron ya hace 165 años. Así que dejé Ruzafa atrás para ir en dirección al rio.

 

Antiguo cauce del rio en la ruta por ValenciaEste es otro de los imprescindibles si vienes a Valencia. Pasear por el antiguo cauce del rio; es como cambiar de mundo en la ciudad, en el que puedes encontrar gente que pasea, que corre, campos de fútbol, de basket, de beisbol, pistas de atletismo, de patinaje y un largo etc.

Pero a lo que iba, a visitar a viejos y enormes árboles que siguen extendiendo sus raices buscando la estabilidad que necesitan. Sencillamente, son una maravilla.

 

Ficus centenario por la ruta a pie por Valencia

 

Y ya para finalizar, quise acabar la ruta en un lugar icónico para los valencianos por celebrarse en ellas actos como «La Crida»; las Torres de Serrano, otra de las entradas de Valencia, que aunque están restauradas y algunos pensamos que pierden un poco el encanto, no se puede negar que son imponentes. Si quieres saber más de las Torres pincha aquí.

Torres de Serrano en la ruta a pie por Valencia

 

Espero que si aun no conoces Valencia visites esta preciosa ciudad y te organices una ruta para descubrir por ti misma muchos más rincones sorprendentes, porque los hay.

 

Y en el día a día, deja que cada detalle te fascine, sin importar ni el momento ni el lugar que estés mirando y si ves que la rutina te arrastra, ponte en modo «on«.

 

 

 

4 Comments
  • M Teresa Giner
    Posted at 08:43h, 23 febrero Responder

    Enhorabuena Sonia me encanta como lo sientes y como lo cuentas hace que me encante más Valencia 😜❤️

    • portucam
      Posted at 09:21h, 23 febrero Responder

      Muchas gracias por dedicarle un rato a este post. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo!!

  • Jacobo Ortega
    Posted at 14:34h, 24 febrero Responder

    Sonia, la has descrito maravillosamente. Voy a menudo a Valencia y me encanta pasear por ella. Por desgracia, hace más de un año que no he podido ir. Lo haré en cuanto nos dejen otra vez.

    • portucam
      Posted at 15:44h, 24 febrero Responder

      ¡Hola Jacobo! Muchas gracias por tu comentario. Espero que la lectura te haya transportado un poco a esta preciosa ciudad…por el resto, tendremos que tener paciencia y seguro que cuando menos nos demos cuenta, ya estamos volviendo a los lugares que nos gusta visitar. ¡Un saludo!

Post A Comment

Share This